La coloración del cabello la utilizan millones de mujeres y hombres alrededor de todo el planeta; y aunque comenzó como una moda, lo cierto es que personalizar el color del pelo además de hacerlo único y especial, proporciona a cualquier peinado un aspecto acabado y hace el cabello más vivo y brillante.

Si quieres teñirte el pelo hay que tener en cuenta el color de piel y (que no solemos tener en cuenta), el color de los ojos. Aunque es sólo algo orientativo, cada una puede personalizar su cabello cómo quiera, os damos unos consejos:

  • Para ojos y piel muy claros resultan muy bien los tonos cobrizos muy claros, los castaños chocolate y las bases un poco oscuras pero con mechas que enmarquen el rostro y te den luz a la melena.
  • Para ojos oscuros y piel morena optaría por los negros, cobrizos oscuros y rojos.

Para encontrar el color ideal es mejor optar por tonos de cabello, es decir, ya sea para más claro o más oscuro hacerlo dos tonos hacia arriba o dos tonos hacia abajo. Para las más conservadoras, hacerlo más bruscamente puede llevarte a querer a cortarte el pelo de raíz si no es como esperabas. Si optas por un cambio radical hay que decolorar el pelo previamente si el cambio es para aclarártelo totalmente y asegurar que los tonos quedan equilibrados, si no… querrás pronto un corte de raiz.

Lo mejor es dejarte aconsejar por un buen profesional, además de elegir el tono más adecuado para tí, controla perfectamente la técnica, y los productos que te va a aplicar son de gran calidad, especialmente preparados para uso profesional, con lo que los tonos son más perfectos y no correrás el riesgo de dañar tu cabello.

Las técnicas de coloración que siempre han estado de moda y de gran demanda son las técnicas clásicas:

Coloración clásica, que consiste en aplicación uniforme de la mezcla colorante por todo el cabello sin aplicar las técnicas profesionales especiales. Como resultado, el cabello adquiere un tono uniforme.

Mechas, una técnica de destacar unas mechas separadas a través de unos colores más claros que el tono principal del cabello. Las mechas clásicas suelen realizarse por medio de la decoloración, pero hoy en día están de moda también las mechas de color que permiten conseguir unas combinaciones alucinantes de diferentes colores.

Decoloración permite aclarar el cabello oscuro hasta 5-6 tonos con el objetico de aplicar un color más claro que la base, preparar el cabello para la aplicación posterior de cualquier tono rubio deseado. La decoloración es posible gracias a la reacción de oxidación del cabello por el peróxido de hidrógeno a base de la cual el pigmento natural del pelo – melanina se decolora.

Coloración de raíces se utiliza en caso de raíces crecidas para darle un color uniforme al cabello o, al revés, para destacar las raíces y crear una transición original de colores de raíces a puntas.

Si hablamos de tendencias para este 2017, serán las mechas y los tonos degradados las que van a arrasar, la coloración uniforme pasó a la historia. Como las mechas gruesas, artificiales, muy visibles, que se llevaron hace años, desde hace varias temporadas, en el ámbito de la belleza triunfa la naturalidad. La principal novedad en coloración es la personalización de los colores según el tono de la piel, el color de los ojos y los volúmenes de corte, lo que se conoce como hair contouring, que seguro que os suena si lo aplicamos al maquillaje. El objetivo es conseguir una melena bonita y natural, que se adapte a tus facciones.

Si hace unos años las mechas californianas fueron las más solicitadas, ahora las balayage arrasan. Su resultado es mucho más natural y son una apuesta segura para potenciar la luminosidad. Dentro de las balayage hay diversas versiones: babylights (mechas pequeñas y ultra finas), ombré (el color se va desvaneciendo desde la raíz a la punta), shatush (las raíces quedan más oscuras, se parecen a las californianas pero con un efecto más natural), sunkiss (conseguirás aclarar tu color 2-3 tonos para aportar más luz)…

Las mechas tiger eye, como su nombre indica (ojo de tigre), se inspira en la naturaleza, en una piedra que simula el ojo de tigre. Es una variante de las mechas balayage que imita los marrones dorados de esta piedra y que está indicado para las melenas castañas y marrón chocolate y conseguir una contraposición de tonos tierra, ligeramente cobrizos y avellana.

Sea como sea, una vez has coloreado tu pelo, lo importante es cuidarlo bien; necesita muchos más mimos porque un cabello coloreado suele ser más seco, así que hay que devolverle la hidratación utilizando productos nutritivos, específicos para cabellos coloreados o con mechas. Además una vez a la semana tendrás que aplicar una mascarilla nutritiva. Y respecto a las visitas a tu peluquería, los estilistas recomendamos acudir cada 6-8 semanas para que el pelo no pierda su luminosidad.